Caricias Perpetuas.

sábado, 14 de julio de 2007

Puerto

Incluso cuando espero, la esperanza se me hace eterna.
Mis manos han tocado otros cuerpos, las tuyas también.
Pero dentro de todo este sendero, supieron llegar a puerto.
Aunque mis labios hayan besado otros, no he probado jamás labios más dulces que los tuyos, ni observado ojos más profundos que los que me buscan cada noche.
Eres aquello que uno siempre anda buscando.
Yo siempre te consideré perdido.
Pero la vida tiene muchos caminos, y entre ellos, yo tuve la fortuna de encontrarte.
Pobre de mí que no lo hubiese hecho.
Caminaría errante por horas, intentando encontrar rastros de tu aroma en el viento.
Mi rumbo sería sin destino, intentando acortar los tiempos simplemente para recorrer más caminos..
Pero aún así, estaría perdida.
Perdida por no encontrarte.
Perdida por no saberte mío.
Y aunque eres libre para ir y volver, espero siempre que vuelvas.
La esperanza me acompaña, porque reconozco tu libertad.
Las cadenas han sido rotas, mas tu no las necesitas.
He caminado errante, pero ahora tu eres mi camino.
He sido infeliz, pero tu ahora eres mi felicidad.
He sido herida muchas veces, pero tu haz sellado todas mis heridas.
Ya nada más queda.
Ahora queda el olor de tu cabello entre mis poros.
Tus besos en mi piel.
Y los caminos, siempre, siempre me llevan a un mismo puerto: Mi barco eres tú.

17 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal