Caricias Perpetuas.

sábado, 14 de julio de 2007

Minutos.

Hace días no puedo dormir, hace días no puedo soñar.
El olor de tu pelo todavía impregnado en mí hace que estas horas sean aún más duras.
Dicen que cuando dos corazones están unidos, no importa la lejanía de los cuerpos, pero yo siento que todo eso es mentira.
Extraño tus largos brazos, los únicos que me saben sostener.
Extraño tus ojos, profundos como lagunas, inmensas como un abismo.
Extraño tu fuerza, tu coraje y tus ganas de vivir.
Las horas pasan y tu no apareces, sé que debes estar viajando en mí dirección, pero aún eso no es suficiente para mí.
Espero que llegues, y en esos eternos minutos, imagino nuevamente la unión de nuestros cuerpos; armonioso, pausado e intenso.
Espero que tus labios lleguen a los mios, que nuestras manos se unan como tantas otras veces.
Y sobretodo, espero que vuelvas.
Porque en mi interior, nunca te has ido.

14 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal