Caricias Perpetuas.

domingo, 1 de julio de 2007

Llegando...

No está.
No ha vuelto del trabajo pero yo noto la falta de tus besos, de tus manos...
Espero y pienso, que dentro de este gigante universo, yo ya te he encontrado.
Hay personas que han buscado toda su vida, solamente porque no saben donde buscar.
Ya no hay noche para pasar con pena pensando en dónde estás y cuando te encontraré, ya no hay cartas de amor sin nombre.
Ahora todas tienen el tuyo.
Siento una llave en la puerta, y luego, detrás de ella aparece.
No sé quien se mueve primero, mas creo que no importa.
Beso sus labios como si fuesen mi dulce alimento luego de mucho tiempo sin comer, impregnándome, absorviendo y alimentando mi corazón.
Sus manos recorren los caminos que tantas veces se han recorrido.
Suben por debajo de mi sweater y recorren mi espalda.
"Yo no tengo que encontrar mi media naranja -susurra en mi oído- creo que ya estamos enteros".
Y yo, entre sus cabellos revueltos, creo que estamos en lo cierto.

19 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal